“Hay jueces en Berlín”, de José Esteve Pardo, Marcial Pons, 2020

Es un relato breve. Explica de dónde viene la frase “hay jueces en Berlín”, conocida en Derecho público para ilustrar el sometimiento del poder (incluso real) a los jueces. Cuenta este librito la historia del molinero Arnold, quien para la defensa de sus intereses económicos en 1788 pleiteó contra un miembro de la nobleza provincial que, aguas arriba del mismo río, restaba caudal al molinero. El caso es que, aunque la justicia no dio la razón al molinero, el rey, Federico II de Prusia, sí se puso de su lado. E incluso destituyó y mandó a prisión a los jueces que no habían amparado al molinero. Esos jueces, todos ellos miembros de la nobleza provincial, estaban, en realidad, echando un pulso político al rey. Que perdieron. Luego, en el devenir de la historia, este acontecimiento real se ha mezclado y confundido con otro asunto, en Potsdam, en el que había también un molinero, que en este caso importunaba el recreo del rey en su palacio de Sanssouci.

Para mí, el breve relato de Esteve guarda estrecha conexión con otro libro del autor (La nueva relación entre Estado y sociedad. Aproximación al trasfondo de la crisis,  Marcial Pons, 2013).  En este libro previo se explica el largo tránsito de la legitimidad monárquica a la democrática, y como esa evolución histórica configuró la Administración contemporánea. Se explica, en suma, el sometimiento del rey (luego poder ejecutivo) al parlamento. O de la Administración a la ley. Ahora en “Hay jueces en Berlín” se describe otra tensión política y jurídica propia del Estado moderno, la que liga al rey con los jueces. Esta tensión político-jurídica se ilustra en el libro con el caso del molinero Arnold, pero se complementa con tres casos más: el caso del Justicia de Aragón frente a Felipe II (1591); el juicio a Carlos I de Inglaterra en 1649 a  manos de una High Court nombrada por la House of Commons; y el juicio a Luis XVI por la Asamblea Nacional Francesa (1792).

En mi opinión, todos los juicios que relata Esteve tienen más de conflicto político que de función jurisdiccional, tal y como la entendemos hoy. Pero, y esto es lo que quiero destacar, el libro ofrece una muestra histórica de que incluso los pulsos políticos más agudos se han articulado históricamente con formas de justicia. O, como era expresión común en el Antiguo Régimen, “con estrépito de juicio”. Y ahí es donde quiero llegar. Lo propio del poder, desde la Edad Media, es impartir justicia. La concentración de poder en el rey, en la formación del Estado moderno desde el siglo XVI, es en realidad la concentración de la justicia territorial en el rey. Por eso, los conflictos políticos, contra el rey o por debajo del rey, tienen todos ellos forma de justicia. Incluso cuando una asamblea nacional se levanta contra el rey, para destronarlo y luego cortarle la cabeza (Luis XVI), lo hace con la aparente forma de juicio. Esta comprensión extensa de la justicia en el Antiguo Régimen se explica muy bien por Luca Mannori, al que me remito. Y es lo que explica que, hasta los inicios del siglo XIX, no podamos entender bien la actividad administrativa. Porque esta, aunque de hecho existiera, se hacía “con forma de justicia”: a través de magistraturas judiciales, consejos reales (jurisdiccionales) y “jurisdicciones privativas”.

Esta comprensión de la justicia como sinónima de poder estatal, propia del Antiguo Régimen, nos debería quedar ya muy lejos. Pero, de cuando en cuando, la realidad nos da algún latigazo.  Muchos de los conflictos políticos contemporáneos, en sociedades indubitadamente democráticas, siguen teniendo “forma de juicio”. Ahí están los tribunales constitucionales o supremos resolviendo, bajo la aparente interpretación de textos normativos muy indeterminados o arcaicos, conflictos sociales latentes, no resueltos. No discuto que la justicia es hoy justicia. Pero, como les gusta decir a los norteamericanos, la justicia no cae del cielo. También es “government”.

Un comentario sobre ““Hay jueces en Berlín”, de José Esteve Pardo, Marcial Pons, 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s